miércoles, 11 de julio de 2018

Habitar....


HABITAR

Habitar el cuerpo que somos,
habitar la vida en cada instante,
habitar el huerto íntimo,
habitar el oráculo del rumor
del viento..

Oírlo como los antiguos,
en el cañaveral,
en el habla del roble,
en el canto del petirrojo
en el mango de la azada olvidada.

Abrirnos a él
y a los poemas que la lluvia  nos trae,
a los poemas del viento en el almendro,
en la higuera, en el membrillero,
en el nogal;
en el ser tal de cada cosa
sin distancia ni condición.


Habitar el verdadero amor,
-único oficio-
en que todo se expresa
en la serena y efímera eternidad sin instante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario