lunes, 20 de febrero de 2017

Este lugar perfecto...Etienne, por el Centre Zen Barcelona



“Este lugar perfecto, único, 

no está fijo, no es algo establecido, 


es observar la impermanencia del espíritu.


El sublime y perfecto satori de Buda”


Etienne Mokusho Zeisler

domingo, 5 de febrero de 2017

DESHIMARU CINCUENTA AÑOS.., texto de Etienne Zeisler.




El Maestro Deshimaru, 1967-2017: ¡50 años ya!

"Partió de Japón en 1967 para venir a Francia, invitado por un grupo macrobiótico. Vivía en un entresuelo en la calle calle Lamartine, y dirigía zazen para algunas personas todos los días. Algunos discípulos le buscaron otro apartamento. Daba conferencias que eran exactamente las mismas que las que daba en los últimos años de su vida. Los discípulos que lo seguían,  decían siempre  que profundizaba constantemente su enseñanza, que hablaba de cosas cada vez más profundas. En realidad, cuando uno examina lo que decía, nos damos cuenta de que retomaba lo mismo. ¡Sólo las circunstancias cambiaban!

Al principio, nadie tenía rakusu; el dojo no era tan bonito como el de la Gendronnière, no había mokugyo, ni tambor; pero zazen y enseñanza eran siempre los mismos. Muchos de los que lo siguieron en ese momento lo criticaron:”Sensei ha cambiado... ahora hay ceremonias... su enseñanza es diferente”. En realidad, era su mente la que había cambiado. Las circunstancias, la gente, los fenómenos, todo lo que conocía, lo que encontraba lo usaba para la Vía, para promover el zen, su práctica y su enseñanza; como la Gendronnière que se previó para ello.

Pero la Gendronnière no es diferente de los pequeños pisos del principio. Incluso si hay mil participantes este año, diez mil el próximo año, un millón al año siguiente, eso es exactamente lo mismo que el principio. No hay nada haya cambiado de su enseñanza, él utilizaba los fenómenos."

Étienne Zeisler. La Gendronnière, verano de 1983

NB:_ Traducción de una publicación del dojo de Montreal

lunes, 30 de enero de 2017

Deseos para el 2017, Patrick Pargnien






        
                                                         DESEOS 2017
     
         « Entrar en la montaña o caminar en la vida sin mirar hacia adelante, sin mirar hacia atrás, justo dar un paso tras otro. Como si fuera el  último, como si fuera el único. Dejarse tocar, ir hacia el mundo y     dejarle que venga hasta el sí ; y entrar en el paisaje del mundo, paisaje de la vida, paisaje de nuestra vida interior como  viento que corre sobre la llanura, el canto del torrente que se desliza a lo largo de la montaña ¿De dónde surge? ¿Adónde va ? Sólo el grito silencioso del buitre podría decirlo.

Como ese canto, nuestro rostro interior va hacia un destino misterioso dibujando un trazado conocido por él solo. Sin desviar la mirada, sigue la llamada de lo invisible, sigue el paso del cosmos, sin oponerse.
Se acorda. Se une. Une sus fuerzas y el murmullo creciente rompe la piedra, rompe la roca, pacientemente atraviesa los obstáculos que encuentra. Murmura desde el fondo de las edades, todo aquí respira la memoria de otro tiempo, la memoria sin memoria, todo aquí tiene el sabor de la belleza presente que atraviesa los siglos, eterna. » (texto escrito durante una marcha por Aragon)

Estamos en el alba de un nuevo año, y un nuevo año es una tierra virgen que acoge nuestros diferentes deseos, nuestras diferentes intenciones  como semillas. Algunas de esas semullas serán fértiles, otras no…Sea lo que sea, deseo que cada paso dado sobre el camino de nuestra existencia nos aproxime al corazón consciente, al corazón amante. Y deseo que la práctica de la Vía sea una ayuda, una aliada preciosa que nos acompañe en ese camino…
De corazón a corazón   Patrick

martes, 24 de enero de 2017

INTIMIDAD




INTIMIDAD


Haciendo la vía
en silenciosa coincidencia
caminamos
hasta el límite de nuestra heredad.


Es el crepúsculo,
ya no tienen hojas los árboles.


Levemente regocijado
a cada paso
sonrío
en este vaivén
de ilusiones y despertares.

A.A.S.