martes, 26 de marzo de 2013

Resonancias, ecos, espejos...primavera´s


A pesar del dolor de estos meses
los narcisos
como todos los años
florecen.




A todo nuestro alrededor
un universo
de narcisos en flor.





Atardecida
sobre los narcisos en flor
graniza.




                                                                                                  Taishin

DOJO ZEN DE BILBAO: RETIRO DE MEDITACIÓN DEL 10 AL 12 DE MAYO EN EGINO (ALAVA)

DOJO ZEN DE BILBAO: RETIRO DE MEDITACIÓN DEL 10 AL 12 DE MAYO EN EGINO (ALAVA)

martes, 19 de marzo de 2013

Roland Yuno Rech-El Dharma nos arrastra, nosotros arrastramos al Dharma

                                   
                                               Sokatira- Ardaiz ( Intxaur-Nogal)


Le Dharma os arrastra – vosotros arrastráis al Dharma


Para hacer zazen nos concentramos totalmente en la postura. La espalda vertical, la barbilla recogida; empujamos el cielo con la coronilla y la tierra con las rodillas. Los hombros  bien relajados, el vientre distendido, inspiramos y espiramos profundamente por la nariz , seguimos esta respiración y no los pensamientos. Dejamos pasar todas las construcciones mentales, hasta el punto de que ya no hacemos nada, ni siquiera zazen, es decir hasta el punto en que la práctica se hace forma   inconsciente y natural, sin necesidad de que intervenga nuestra consciencia personal, nuestra voluntad personal.

En tanto que hacemos zazen, hay un ego que hace algo, que interviene. En ese momento la práctica puede aportar un cierto número de beneficios. Por ejemplo, va a mejorar la propia práctica de concentración Pero cuando ya no hacemos nada, cuando ya no es el ego el que hace zazen ; en ese momento, es el mismo zazen el que nos dirige, zazen que es más fuerte que nuestra consciencia personal, en ese momento zazen nos arrastra literalmente más allá de los límites de nuestro ego. Ese zazen tiene el poder de liberarnos de la transmigración, del samsara. Es el zazen de Buda.

De forma natural, cuando escuchamos esta enseñanza, tenemos ganas de practicar el zen de Buda. Decimos que zazen debe ser practicado naturalmente, inconscientemente y automáticamente. Tendemos a rechazar toda intervención de la voluntad, de la consciencia personal ; en realidad los dos aspectos son importantes : la práctica consciente y la práctica inconsciente, la voluntad y el soltar presa. Si solamente practicamos con ayuda de la propia voluntad personal, nos cansamos rápidamente. Pero si privilegiamos exclusivamente el soltar presa, la práctica inconsciente y natural, entonces corremos el riesgo de que nuestros viejos hábitos mentales tomen del mando.

Sobre este tema en el Gakudo-yojin-shu  el Maestro Dogen  era muy claro. Decía: « Cuando empezáis a estudiar la Vía del Buda, tenéis que visitar a un Maestro, escuchar su enseñanza y practicar de acuerdo a esta enseñanza. En ese momento hay algo que debéis comprender: El Dharma os arrastra, vosotros arrastráis al Dharma. Cuando vosotros arrastráis al Dharma sois fuertes y el Dharma es débil. Cuando es el Dharma el que os arrastra
el Dharma  es fuerte y vosotros sois débiles ». Y añadía: « Estos dos aspectos están siempre presentes en el Dharma de Buda ». Dicho de otra forma para la práctica de zazen, como para la práctica de nuestra vida, hay momentos en que ejercer un control consciente sobre lo que practicamos y otros momentos en que es mejor soltar presa. Pero no podemos funcionar siempre del mismo modo.

En la vida social, solamente soltar presa no funciona. Hay muchas ocasiones en que necesitamos reflexionar, tomar decisiones, utilizar la voluntad. Es la función del mental. Como ya lo he dicho, si solamente funcionamos así, hay un aspecto profundo de la vida que se nos escapa completamente, toda la dimensión de la armonía con el Dharma, con el orden cósmico, que se realiza en los momentos de soltar presa, cuando pensamos más allá del pensamiento y del no-pensamiento , cuando es la consciencia hishiryo de zazen la que nos dirige. Cuando repetimos esta experiencia, esta práctica inconsciente y natural en zazen,  se convierte en la fuente de nuestra vida. Siempre podemos volver periódicamente a esto, pero no tenemos que apegarnos a funcionar siempre  así, si no nos creamos una nueva ilusión, una nueva causa de sufrimiento. Una vez que se acaba la sesshin, volvemos a la vida social y nos damos cuenta de que no podemos funcionar siempre así.

Entonces si oponemos las dos formas, en lugar de armonizarlas, sentimos constantemente un conflicto interior. En este momento deseamos encerrarnos en un templo, para suprimir este tipo de conflicto, con la esperanza de poder practicar siempre de forma naturalmente, inconscientemente y automáticamente, siguiendo un gyoji regular, en el que no hay apenas decisiones que tomar, sencillamente seguir la regla. Si hacemos esta elección, apenas podemos ayudar a los otros . La gran mayoría de los seres han vivido siempre en el mundo. La actitud de los monjes zen que son bodhisattvas, es encontrar el equilibrio en su propia vida y enseñar este equilibrio a los otros. Con períodos de retiro como las sesshines, los angos y los períodos de retorno a la vida social.

Incluso durante una sesshin, hay momentos para pensar conscientemente y otros para pensar inconscientemente; en particular todos los responsables deben reflexionar sobre cómo organizar las cosas, tomar decisiones. A la gente que es muy joven en la práctica le cuesta hacer esto. Es decir cuando se ponen a pensar conscientemente para resolver un problema; este pensamiento consciente invade completamente su mente. Y después no llegan a hacer zazen verdaderamente. No paran de pensar en la intendencia, la organización, no llegan a dejar pasar sus preocupaciones. Cuando se avanza en la práctica, llegamos cada vez más rápidamente a pasar de una forma de pensar a otra forma de pensar. Reflexionar, tomar una decisión y rápidamente abandonar; desprenderse de ello y pasar a otra forma de pensar. Y todo esto estando siempre perfectamente aquí y ahora.

Aquí y ahora, ¿qué es importante? Concentrarse únicamente en el punto importante del aquí y ahora sin dejarse contaminar la mente por las rumias mentales. Así podemos guardar una mente libre y fresca, siempre nueva, incluso en medio de los fenómenos de la vida cotidiana. La sesshin nos ha enseñado verdaderamente un arte de vivir que nos permite continuar la práctica,  la Vía en todas las circunstancias de la existencia. Y así hacer realidad el nirvana, es decir la paz de la mente en el samsara, en la agitación de los fenómenos, armonizando los dos,  sin oponerlos.

Maestro Roland Yuno Rech
Sesshin de Godinne – Noviembre 2012           

lunes, 11 de marzo de 2013

Aceptación y apertura del corazón, Patrick Pargnien


SESSHIN :TALLER DHARMA 

Aceptación y Apertura del corazón
en PAMPLONA el 13 y 14 de abril de  2013
Dojozen Genjo Plaza Monasterios de Navarra nº 7



 (Imagen de tallerzen.blogspot.com)

Dirigido por  Patrick PARGNIEN

 Organizado por el Dojozen Genjo de Pamplona

Miembro de la Asociación Zen Internacional fundada por el Maestro TAISEN DESHIMARU y de la ABZEN
.
Información:   Tél   948 18 25 94                               zennavarra@yahoo.es
TALLER DHARMA: 

Sábado :   Comienza el sábado por la mañana con un zazen a las 8,30 , posterior Guen mai- Taller Dharma- A las 13 horas comida en el dojo. Para retomar a la tarde con otro Taller Dharma a las 15 horas y zazen de 16,30-19,30.
Domingo: Zazen 8,30-10-Guen Mai – Taller Dharma 10,45-12- Zazen  12-13.  Aperitivo y despedida.        

FECHAS : 13 y 14 de abril de 2013.
Llegada el sábado 13. (se puede llegar el viernes noche, previo aviso).
Salida el domingo 14, tras el último zazen y aperitivo a las13 horas.

 LUGAR :  Dojozen Genjo Pamplona/Iruña, Plaza Monasterios de Navarra nº 7. (En el barrio de San Juan, cerca del Parque de la Biurdana)

TRAER: Zafu (Cojín redondo y alto), Kimono o ropa amplia  de color neutro, saco de dormir, cuenco, servilleta, cubiertos.

PRECIO :     50

NOTa: Para poder organizarnos mejor, es importante que nos aviséis, al menos, con diez días de antelación. De forma de saber cuántos somos, para organizar comidas, alojamientos… y si tenemos que ir a recogeros.

Información e inscripción:

Pamplona:            948 18 25 94
        E-mail:          zennavarra@yahoo.es

PARA LLEGAR AL DOJO :
 El dojo se encuentra en el barrio de San Juan, cerca del parque de la Biurdana, en la Plaza Monasterios de Navarra, número 7 (Pamplona).

-Podéis visitarnos en:  www.zennavarra.blogspot.com 

sábado, 9 de marzo de 2013

La Vía del corazón, Patrick Pargnien




ZAZEN, VÍA DEL CORAZÓN
Es en la absorción en el cuerpo sentado, en el ritmo, en el movimiento del aliento, en la absorción en  la experiencia viva de cada instante donde puede tener lugar la disolución de las obsesiones, de las rumias mentales, de los diferentes apegos y condicionamientos. Ahí puede darse la disolución de la apropiación y del sistema de funcionamiento de la identificación.
Por difícil que pueda parecer, únicamente hay  que realizar la liberación de los lazos, de los apegos a ese sistema de funcionamiento. Mientras  estamos atados a ese sistema, estamos presos en el torno de la dualidad del aferre y del rechazo, de la exclusión sin tener siempre consciencia de que eso es sufrimiento.
Cuando estamos así sentados, sentadas, lo que importa no es que haya fenómenos mentales o que no los haya, el punto crucial es liberarse de la apropiación y del sistema de identificación con ella. De todas formas, mientras estamos vivos nuestra existencia siempre estará jalonada de fenómenos, de condiciones, de acontecimientos a veces agradables, a veces difíciles, incluso muy difíciles.
Lo que importa es cómo entramos en relación con esto. Cómo la mayor parte del tiempo estamos atados a ese sistema de identificación y de apropiación, actuamos a favor o en contra de manera reactiva. El sistema que llamo « sistema condicionado » actúa de forma reactiva, actúa para sobrevivir. Desde nuestra infancia somos condicionados para alcanzar diferentes objetivos, para ser eficaces, para luchar, para realizar algo, para llegar a ser alguien. Nunca hemos sido acompañados para ser sencillamente. Nunca hemos sido acompañados para vivir, para hacer realidad la felicidad, la sencilla alegría de ser. Nunca hemos sido acompañados para estar afinados, acordes con la danza, con la música del universo.
El sistema de funcionamiento al que estamos atados, identificados es también el sistema de funcionamiento de la sociedad humana. Este sistema genera la exclusión, la miseria, el hambre en el mundo, las guerras, el sufrimiento.
Es en este sentido que es esencial no solamente sentarnos aquí en el dojo, sino de establecernos en esta atención pura, (es decir en una atención que no aferra nada, que no rechaza nada) en los mínimos hilos del tejido que componen nuestra propia vida. Pues es esencial que podamos iluminar ese sistema de funcionamiento, liberarnos no solamente para nosotros mismos, para nuestra propia existencia, sino para todos los seres.
Todos los seres, es decir, no únicamente los seres humanos, sino todos los seres vivos : los vegetales, loa animales, los minerales… Hacer así realidad de forma profunda, no solamente desde un punto de vista filosófico, la interdependencia.
Entonces sentarse, totalmente sentarse y andar en la vía de la liberación, andar por/para sí-mismo, también para los otros ; no por una intención voluntaria de hacerlo, sino por el hecho de esta interdependencia con todos los seres : lo que se libera en nosotros-mismos, lo que se despierta en nosotros-mismos, se libera y se despierta en todos los seres.
Entonces en este sentido, ir en la vía de la liberación es una de las mayores ayudas que podemos hacer para la humanidad no solamente en la meditación sentada cara a la pared, cara a sí-mismo sino también en esa pura atención que podemos establecer en cada acción, en cada forma de ser en nuestra vida.
En el seno de la atención pura se despliega la inteligencia del corazón que irradia naturalmente, sin intenciones para todos los seres.

                                                                   Patrick