Entradas

Mostrando entradas de abril, 2009

Sábados de Abril-Mayo-Junio

HORARIOS SÁBADOS

Mayo:

Día 9.- Introducción a las 10 h. Zazen 11,30 horas
Día 15.- Costura a las 10 h. Zazen a las 11,30 horas
Día 23.- Zazen a las 11,30 horas
Día 30 .- Zazen a las 11,30 horas

Junio:

Día 6.- Costura a las 10 horas, Zazen a las 11,30 horas
Día 13.- Zazen a las 11,30 horas.
Sesshin en Auch con Patrick Pargnien.
Día 20.- Zazen a las 11,30 horas
Día 25.- Media jornada de 9 a 13,30, posterior comida y organización del verano.

Zazenshin, el espíritu del gesto

Zanshin, el espíritu del gesto

Zanshin literalmente quiere decir el espíritu del gesto. Es decir estar en plena presencia en todos los gestos en todos los momentos de nuestra vida y así soltar lastre del fardo del mental para hacer realidad que en cada momento de nuestra existencia podemos vivir una vida despierta, libre. Lo que implica que la vía espiritual se prueba en cada momento de nuestra existencia evitando así que se convierta en una técnica de salud corporal o en una técnica de relajación mental. Incluso si la salud corporal y la relajación mental son consecuencias de la práctica espiritual, no es la práctica en sí misma.

La práctica del « espíritu del gesto » permite que la Vía se encarne totalmente en nuestra vida y no sea cuestión de un espacio, de un tiempo ; si quedara limitada al hecho de un lugar, de una postura, de un tiempo particular, entonces esa vía estaría profundamente limitada y nos limitaría en nuestra dimensión de ser humano libre.

Esto implicaría que si nos …

Zazen de los sábados

HORARIO DE ZAZEN DE LOS SÁBADOS


TRAS UNOS MESES INTENTANDO ADAPTARNOS
AL HORARIO DE LOS SÁBADOS,
PARECE QUE ENTRAMOS JUSTO EN LA RAYA
ENTRE "DOS MUNDOS" ASÍ QUE
HEMOS TOMADO LA SIGUIENTE DECISIÓN:

A PARTIR DEL SÁBADO 18 DE ABRIL EL ZAZEN SERÁ

A LAS 11,30 HORAS.

Buen Gyoji

Las cuatro vías del bodhisatva de Dogen

Imagen
DAISATTA SHISHOBO

Las cuatro vías del bodhisattva


Ser bodhisattva es actualizar zazen en la vida cotidiana

Cuando estamos concentrados en la postura de nuestro cuerpo en zazen, pensamos con el cerebro derecho, dejamos nuestro discurso interior, dejamos de apegarnos a cualquier noción y sobre todo a la noción de un “yo” en zazen. Ya no soy yo el que hace zazen. Cuando nos olvidamos totalmente en la postura y en la respiración sólo queda zazen. En este zazen el cuerpo y la mente están en unidad con todo el universo. Todo espíritu de separación desaparece. En la inspiración, recibimos la energía del cosmos; en la espiración, esta energía se difunde en nuestro cuerpo. Nuestro espíritu se convierte en una puerta batiente, abierta a la vez al interior y al exterior. Así se desarrolla nuestra receptividad a la verdadera naturaleza de nuestra existencia que se actualiza en la práctica de zazen; una naturaleza totalmente libre, que no se estanca, que no se coagula mentalmente. Nuestra interdepen…