Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2010

Carta de otoño 2010

CARTA DE OTOÑO 2010

“A la gota de rocío
sobre una brizna de hierba,
¡qué poco tiempo le queda
antes de que amanezca!
Viento de otoño,
te lo ruego,
no soples tan fuerte
sobre la pradera”

Dogen - Sanshodoei

Hemos podido gozar este domingo de un hermoso día de otoño en la borda de Berama y entre sus regalos el del regalo del viento.
En este tiempo, en que se siente con más intensidad el viento de la impermanencia, es reconfortante recordar como a este sonido del viento de otoño en los árboles se le llama en la tradición zen Ryujin, el canto del dragón. El dragón es el discípulo de la Vía que practica con una gran energía y una gran libertad. Práctica que le va a permitir elevarse hasta el cielo o sumergirse en las profundidades del océano de la vida. Estos son los poderes del dragón que a la vez que se eleva o desciende, canta su hermosa melodía. Poderes - elevarnos, descender cantando- de nuestro cuerpo-mente totalmente sumergido en la práctica diaria (mushotoku) más allá de la búsqueda de prove…

Las ilusiones son infinitas

Imagen
Las ilusiones son infinitas





Si estamos apegados a la noción de satori, nuestra práctica se estancará, seremos decepcionados.” A menudo pensamos que practicar zazen, es despertar de las propias ilusiones. Hay quienes incluso ponen un despertador en el dojo para estar seguros de despertarse. ¿Se trata de esto?

Si queremos dejar nuestras ilusiones, nos damos cuenta de que son infinitas. Por ejemplo cuando estudiamos nuestro propio karma, a veces creemos haber comprendido profundamente: “¡Ah, de acuerdo! ¡Es por esto! ¡Eureka!” Mas tarde comprendemos que esa comprensión era limitada: aparecen otros recuerdos, otras historias, otros karmas. Todos son ciertos y es infinito. No podemos llegar jamás al final de nuestra ilusión. Si creemos que hemos llegado al final nos volvemos idiotas, nos estancamos en una historia fija. Así es que lo mejor es continuar la práctica en medio de las propias ilusiones, no crear una nueva ilusión creyendo que podemos acabar con ellas. En zazen, es dejar pasar tod…