domingo, 22 de abril de 2018

El aburrimiento profundo nos prepara para lo nuevo...Byung Chul-Han


                     Imagen relacionada                        


     ELOGIO DEL ABURRIMIENTO II

Siguiendo con el tema del aburrimiento, pienso que grandes obras literarias han sido concebidas después de largos periodos de aburrimiento y como dice Byung Chul-Han, el aburrimiento profundo nos prepara para lo nuevo, no el mantenimiento de lo igual disfrazado de novedad, sino lo nuevo. 

El gran novelista ruso Dostoyevski concibió sus grandes novelas, como Crimen y castigo, El idiota o Los hermanos Karamazov después de haber estado diez años deportado en Siberia. Diez años de presidio y castigo a trabajos forzados concebidos como indulto en el mismo pelotón de fusilamiento, porque había sido condenado a muerte

El escritor Stefan Zweig, ve en ese indulto un momento estelar de la humanidad, sino Dostoyevski no nos hubiera dejado sus grandes novelas.

Diez años de aburrimiento en Siberia dan para mucho y sin papel y sin pluma, pero depositaron grandes semillas en la mente de Dostoyevski.

También imagino a nuestro amigo Cervantes en la cárcel, aburridísimo por supuesto, cuando el Quijote llamaría a la puerta de su mente y diría ¡toc toc Cervantes soy el Quijote y vengo a visitarte ya que te veo ahí tan aburrido pudriéndote entre estos barrotes, voy a endulzar un poco tu existencia!  Por supuesto Cervantes no esperaba al Quijote. 

Pero sin duda que también hay un aburrimiento más puro, sin recompensa, un aburrimiento mushotoku desde el principio hasta el final, un aburrimiento lleno de pobreza noble, como el aburrimiento de nuestro amigo, el monje desnudo Santoka lo expresa en este poema.

Sin pensar en nada
rompiendo ramitas secas.

Nadie viene a visitar a Santoka, tan solo están las ramitas secas. Es posible que a las generaciones posteriores les resulte extrañísimo este poema. ¿Cómo un ser humano puede estar así?, es posible que se lo pregunten, porque la capacidad para aburrirse sea en el futuro como esos animales en vía de extinción. 

Pero se puede decir quizá algo más, si Jesús de Nazaret volviera otra vez a esta tierra es posible que añadiera una nueva bienaventuranza: “Bienaventurados los que son capaces de aburrirse porque ellos serán saciados”.

Eduardo Donin Garcia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario