sábado, 13 de enero de 2018

GLORIA FUERTES, BYUNG CHUL-HAN Y EL ZEN





GLORIA FUERTES, BYUNG CHUL-HAN Y EL ZEN

“La gente corre tanto
porque no sabe a dónde va.
El que sabe a dónde va
va despacio
para saborear
el ir llegando”

Gloria Fuertes.

En este poema parece que Gloria fuertes hubiera leído a Byung chul-Han, en la obra “El aroma del tiempo”.

En el ensayo “El aroma del tiempo”, el filósofo coreano ahonda en la falta de gravitación del tiempo que vivimos en los tiempos actuales. 

Tenemos la tendencia a pensar que los tiempos actuales son unos tiempos de aceleración donde se vive muy deprisa, pero Byung ahonda y profundiza en esta sensación actual para darse cuenta que el problema no es la aceleración, sino una falta de gravitación del tiempo que nos hace deambular dispersos sin tener claro a donde queremos ir.

El tiempo pierde su duración y su sabor cuando pierde su centro gravitatorio, su dirección y su sentido; el vagar dispersos carece de centro, de dirección y de objetivo y parece ser la necesidad primordial del sistema neoliberal: individuos aislados en sí mismos y confusos que vagan dispersos sin saber a dónde ir. 

“No saber a dónde ir” e “ir corriendo sin saber a dónde”, esconde detrás una tremenda contradicción, querer llegar a todos los sitios. La renuncia es una negatividad a la cual el ser humano actual programado por el sistema neoliberal, no es capaz de realizar. 

La renuncia no es algo que entre en los planes de la modernidad, ni del ser humano del siglo XXI. La frase hecha que usamos mucho, “me falta tiempo”, en realidad esconde un “me sobran deseos”. 

Santoka, el monje desnudo, escribió: “El que se busca no tiene a dónde ir”.

No es lo mismo no saber a dónde ir, que no tener a dónde ir. 

“No saber a dónde ir”, esconde una ansiedad por querer llegar, una ansiedad por atrapar y el tiempo se convierte en amenaza, porque corre sin remedio, y el mar de la oferta es demasiado extenso para nuestra breve existencia. El deseo quema en la mente y dispersa el tiempo.

Otra frase hecha de nuestros tiempos presentes, “hay que vivir el momento”, esconde detrás la ansiedad de querer vivir y saborearlo todo antes de que el tiempo se acabe.
El “no tener a dónde ir” de Santoka, denota el sosiego desnudo del que sabe vivir la sed, así cualquier lugar se convierte en posada. El presente se convierte en dirección y sentido del no tiene que llegar a ninguna parte y cuando el tiempo dura, la inquietud se convierte en sosiego.

Eduardo Donin García.

No hay comentarios:

Publicar un comentario