miércoles, 31 de mayo de 2017

PARA HACER EL RETRATO DE UN PÁJARO, JACQUES PRÉVERTversus DAININ KATAGIRI








Para hacer el retrato de un pájaro

Pintar primero una jaula
con la puerta abierta
pintar después
algo bonito
algo sencillo
algo bueno
algo útil
para el pájaro
apoyar después la tela contra un árbol
en un jardín
en un montecillo
o en un bosque
esconderse tras el árbol
sin decir nada
sin moverse…
A veces el pájaro aparece al instante
pero a veces puede tardar años
antes de decidirse
No desalentarse
esperar
esperar si es necesario durante años
la prontitud o la demora en la llegada del pájaro
no guarda relación
con la calidad del cuadro
Cuando el pájaro aparezca
si aparece
guardar el más profundo silencio
aguardar a que el pájaro entre en la jaula
y, cuando haya entrado
cerrar suavemente la puerta con el pincel
después
borrar de uno en uno todos los barrotes
con cuidado de no rozar ninguna de las plumas del pájaro
Hacer después el retrato del árbol
cuya más bella rama se reservará
para el pájaro
pintar también el verde follaje y la frescura del viento
el polvillo del sol
y el ruido de los animales de la hierba al calor del verano
y esperar después a que el pájaro se decida a cantar
Si el pájaro no canta
es mala señal
señal de que el cuadro es malo
pero si canta es buena señal
señal de que ya puedes firmar
Entonces arráncale suavemente
una pluma al pájaro
y escribe tu nombre en una esquina del cuadro.

Jacques Prévert 
Traducción: @mairad02

-Dainin Katagiri , Osaka 1928, asistente de Shunryu Suzuki , primer abad del Centro Zen de Minnesota, comenta este poema en el capítulo Arrepentimiento de Vuelta al silencio ( La práctica del zen en la vida cotidiana). Comentando cómo a su través uno encuentra !Kanno Doko” que es “la comunión interactiva de las llamadas y las respuestas -la silenciosa coincidencia- Y crea  continuamente el retrato de nuestra vida,  pone en marcha la comunión interactiva entre nosotros y el universo; no entre nosotros y algo pequeño, sino entre nosotros y el universo..... El poema de Jacques Prévert “Para hacer el retrato de un pájaro”, nos aporta un buen ejemplo de esta comunión interactiva de las llamadas y las respuestas que es este ritual, o la naturaleza esencial del arrepentimiento:



No hay comentarios:

Publicar un comentario