martes, 3 de enero de 2017

Nanao Sasaki, círculo y feliz año



 

 Stella Maris Leone

 

Nanao Sakaki (1923-2008)


En junio de 2013, Comando Dharma nos traía este poema de Nanao Sasaki.
Y al conocerlo mi interés por este poeta que durante la segunda guerra mundial tuvo un puesto de controlador de radares, en el que contaba vio la imagen del bombardeo que se dirigía a Nagasaki.
Acabada la guerra realizó diferentes trabajos entre otros el de ser ayudante de un escultor de madera. Durante tres años colaboró con él visitando distintos bosques de Japón. En este momento comenzó a escribir poemas que expresaban su relación profunda con los bosques. Y comenzó a exponer sus poemas junto a esculturas.
Se separó del escultor, pero ambos siguieron la misma práctica: no dormir dos veces bajo el mismo techo.
Tras la publicación de su libro Bellyfulls, entablaría una gran amistad con Gary Sneider y posteriormente con Ginsbert. Realizando diferentes viajes a Estados Unidos. Explorando el desierto, escribiendo y leyendo poemas, caminando…durante un período de diez años.
Moriría en 2008 en las montañas de Nagano en Japón donde vivía al final de su vida.


En un círculo de un metro de ancho
te sientas, y meditas y cantas

En un refugio de diez metros de ancho
duermes bien y la lluvia te arrulla una canción de cuna

En un terreno de cien metros de ancho
siembras arroz y crías cabras

En un valle de mil metros de ancho
recoges leña, agua y granos silvestres

En un bosque de diez kilómetros de ancho
juegas entre zorros, halcones, vívoras y mariposas

En un país montañoso
de cien kilómetros de ancho
se cuenta que alguien vive en serenidad

En un círculo de mil kilómetros
visitas arrecifes de coral en verano
o hielos que flotan en mares invernales

En un círculo de diez mil kilómetros
deambulas por cualquier lugar de la tierra

En un círculo de cien mil kilómetros
nadas en un mar de estrellas fugaces

En un círculo de un millón de kilómetros
entre flores esparcidas de mostaza amarilla
ves la luna al oriente y el sol al poniente

En un círculo de diez mil millones de kilómetros
saltas fuera del mandala del sistema solar

En un círculo de diez mil años luz
la galaxia florece resplandeciente en primavera

En un círculo de mil millones de años luz
Andrómeda se disuelve, 
pequeña flor de guinda que pierde sus pétalos

Y ahora, dentro de un círculo de diez mil millones de años luz
se desmorona toda noción de tiempo y espacio
y de nuevo te sientas, y meditas y cantas
te sientas y meditas y cantas.

***



¡Mira! Una montaña allí
No subo a una montaña
La montaña me sube
La montaña es yo
Me subo a mí mismo.



Cuando tengas dudas, di la verdad.
Cuando tengas dolor, escucha el viento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario