miércoles, 25 de noviembre de 2015

UN VASO DE AGUA , ROSILLO



UN VASO DE AGUA

Qué suceso increíble:
llené un vaso de agua y lo alcé hasta mi boca.
Era ya media tarde. Me había detenido
cerca de una ventana, aquí, en mi casa,
en este día tan claro de febrero.
Llegó el vaso a mis labios
y en ese mismo instante lo atravesó de pronto
un haz muy apretado y muy intenso.
de luz del sol poniente
Cuántos asombros. Todo rompió a arder
con lumbre propia y mágica:
el agua y el cristal, el cuarto entero,
mis ojos y mis manos y mi vida.
Sin dar ni un solo paso estuve en todas partes.
No sé cómo decir lo que ocurrió,
cómo expresar que sucedieron siglos
de redención y bienaventuranza.
Oro licuado y tembloroso el mundo
astilla viva yo de un súbito diamante.

Eloy Sánchez Rosillo, “Quién lo diría”, Tusquets 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario