martes, 10 de febrero de 2015

6/6 EL CANTO DE LAS MONTAÑAS NEVADAS




 EL CANTO DE LAS MONTAÑAS NEVADAS

La visión de la Esencia de la mente
revela su vacuidad:
Todo es vacío.
No existe ni el menor átomo que podamos atrapar.
Cuando desaparece la dualidad entre el que ve y lo visto,
realizamos la serena quietud.

La Clara luz de la meditación
se parece a la corriente de un río,
¿por qué elegir un momento particular
para meditar?

Cuando la dualidad
entre el sujeto que reflexiona y la reflexión desaparece,
entonces llega la clara y justa visión
de la naturaleza de las cosas.
En el reino de la iluminación
cuando el sujeto y el objeto son uno
no hay ninguna causa,
todo es vacío.

Cuando el que actúa,
el actor y el acto desaparecen
todas las acciones son justas,
los pensamientos se disipan.

En el espacio primordial
los ocho fenómenos mundanos
no aportan ni esperanza ni temor,
la disciplina se observa perfectamente
cuando la disciplina
y el que la observa desaparecen.
** *
Este es el canto de un hombre viejo
lleno de felicidad
que responde a las preguntas
de su discípulo.

La nieve caída aísla mi ermita.
las divinidades me alimentan,
el agua de las montañas blancas
es la más pura que jamás haya bebido.
Todo se me da sin esfuerzo.
cuando no hay necesidad  de alimento,
qué necesidad hay de cultivar el campo.
Sin ocuparme de nada
está llena mi despensa.

Observando mi propia mente
veo todas las cosas.
Sentado en el suelo,
estoy sentado en el trono del rey.
Alcanzo la perfección
por la gracia del Maestro.
Toda deuda es pagada
por los practicantes del Dharma.

Discípulos y protectores reunidos aquí :
Sed todos felices.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario