martes, 22 de enero de 2013

Deseos 2013, Patrick Pargnien



Acabamos de acabar un año y otro comienza a dibujarse.
Es el gran movimiento de la vida : muerte y renacimiento, final y renovación.
La gran obra a realizar en nuestra vida es dejar tras de sí lo que ha sido y evitar tendernos hacia lo que está por venir, para dejarse suceder en el aliento de la presencia…
Será cada una de nuestras acciones, de nuestras respuestas a la danza de los acontecimientos quienes dibujarán este año en devenir.
En esta obra de nuestra vida el ingrediente esencial es no quedarnos estancado en las condiciones, sino despertar nuestra consciencia de forma que veamos en cada una de las condiciones que jalonan nuestra existencia un medio de crecer y de dar así a estas condiciones, una respuesta viva y creativa.
Como cada año, seguramente voy a repetirme, pero es a partir de « lo abierto » y en la inteligencia del corazón como podremos liberarnos del « hacer humano » y de todas  sus consecuencias para realizarnos en el « ser humano ».
Y así aportar nuestra contribución apaciguada y apaciguante a la sociedad, que es ante todo la suma de cada uno y cada una de entre nosotros, para ayudarle a avanzar, a llegar a ser más humano y más respetuoso con lo sagrado, que es la vida.
Así pues, os deseo paz ,confianza y alegría de corazón, verdadera terreno para la emergencia de la consciencia abierta sencillamente a la riqueza, a la belleza de la vida.
También os deseo de todo corazón que la vía espiritual que compartimos pueda ser una amorosa y benevolente llama para acompañarnos en la Vía…
  
            De corazón a corazón,    Patrick

1 comentario: