jueves, 31 de enero de 2013

DEL DOLOR Y SUS ADJETIVOS

                                         
                                                          (En sufrimiento de Lluís Codina)


DEL DOLOR Y SUS ADJETIVOS (puzzle)

DEL DOLOR:

“Puedes tener un dolor errático, que varíe a menudo de localización.
Fulgurante, que aparezca y desaparezca.
Gravitorio, que causa sensación de pesadez.
Irradiado, que se manifiesta de forma arborescente siguiendo una dendrita o terminación nerviosa.
Osteoscópico, que se produce en las superficies óseas sólo cubiertas por la piel.
Pulsátil, que late de forma dolorosa en las partes inflamadas.
Pungitivo , que se presenta en forma de pinchazo.
Referido, adscrito al músculo aponeurótico y percibido en una zona cutánea.
Reflejo, percibido en una zona distinta de donde se asienta la lesión.
Sordo, que es leve pero continuo.
Terebrante, intenso, semejante al que pudiera producir un barreno.
Urente, que se siente con escozor o picazón.


Todos estos dolores físicos son registrables o cuando menos definibles en términos médicos. No así los dolores psíquicos del alma, cuyas  causas proceden de una oscuridad, la del inconsciente, aún más vasta que la del cuerpo…

Los chinos denominan al dolor t´ung k´u una de cuyas acepciones es precisamente amar en exceso”.

Mario Satz, El eje sereno y la rueda de las emociones.
Edit Miraguano 2009

DEL SUFRIMIENTO:

“Para mí el sufrimiento es más bien un signo, un síntoma de una disfunción que es la del desconocimiento de nuestra profunda realidad. Este desconocimiento trae la falta, la frustración, la necesidad de construir un ego artificial.

Podemos distinguir entre el dolor y el sufrimiento. El dolor puede existir independientemente del ego, del dolor físico, de la enfermedad, al reenviarnos todo esto a nuestra fragilidad.
Hay siempre una oposición al dolor, una revolución que transforma ese dolor en sufrimiento. Funcionamos entonces de una manera exclusivamente dualista y todo ese dolor se convierte en sufrimiento.

Diría que el sufrimiento es una dramatización y una no aceptación del dolor por parte del ego.

Somos una concretización de la energía cósmica que en un momento dado toma forma   Entonces en verdad no tenemos principio ni fin. Todo lo que constituye nuestro ser no nos pertenece en propiedad ”

“El ego en general y el sufrimiento den particular” Roland Yuno Rech de
Ser monje hoy (Editorial Milenio)

No hay comentarios:

Publicar un comentario