domingo, 10 de junio de 2012


Me preguntas
por qué vivo 
en la montaña esmeralda.

El corazón sereno,
callado sonrío.
 
Las flores del melocotonero
que se lleva el arroyo
me abren a un mundo nuevo,
lejos del flotante mundo humano.
 

2 comentarios: