jueves, 5 de abril de 2012

Ryokan, Cuando era joven...


Cuando era joven,

queriendo parecerme a un tigre,

abandoné mi casa natal 

para recorrer el mundo.

Ha pasado el tiempo,

ni siquiera he conseguido

parecerme a un pequeño gato doméstico.

Si me preguntas qué pienso,

te diré que sigo siendo el mismo Eizo*, 

pero viejo.


·        *Eizo era el nombre que le habían dado de niño,
        “Morada de prosperidad”.

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Vuestros comentarios me animan a ir publicándolos poco a poco...
      tan cercano y a la vez tan desconocido, sin fisuras entre su vida cotidiana, práctica, obra...
      Gracias

      Eliminar
  2. Gran Ryokan, tanta humildad , tanta sabiduría.

    Gracias por traer tan excelentes joyas

    Saludos

    ResponderEliminar