jueves, 15 de septiembre de 2011

LA GRATITUD

LA GRATITUD


P. ¿Podemos conocer el sentido profundo del fuse y de la compasión, sin pasar por la noción de gratitud; por un lado es un término que parece obsoleto y por otro parece esencial? Quisiera saber tu impresión sobre esto.

Q. Creo que hoy en día, tenemos problemas con la gratitud, porque vivimos en un mundo en el que prima el tener. Tener siempre más. Un mundo en el que la avidez es exacerbada. Nunca tenemos bastante y nos hacemos dependientes, creemos, por ilusión, que nuestra felicidad en la vida depende de lo que obtengamos.

Tenemos tendencia a sentir continuamente envidia, celos, nunca tenemos bastante. De una u otra forma, estamos gobernados por la avidez y a la vez es lo que predomina en nuestra época. Así es que para sentir gratitud, basta sencillamente con estar feliz por vivir, por haber recibido esta vida humana, la ocasión de vivir una vida humana. Ver la propia vida, el propio nacimiento como un fuse, un regalo, pues al haber nacido en forma humana tenemos la posibilidad de encontrar la vía de Buda y despertar. Y nada más que por esto, fundamentalmente por esto, deberíamos profundizar en la gratitud todos los días. Sobre todo cuando además, tenemos la suerte de haber encontrado esta práctica y este Dharma.

En relación con la compasión está el fuse, creo que no puede haber verdadero fuse más que con un espíritu que no espera agradecimiento, reconocimiento y no podemos dar verdaderamente con espíritu de fuse más que cuando no esperamos nada a cambio.

Pero, ¿cómo no esperar nada? Agradeciendo lo que ya tenemos. No hay necesidad de nada más. Entonces ese sentimiento básico de gratitud, hace que podamos practicar el fuse con un espíritu mushotoku, sin esperar nada. Es el verdadero fuse.

La compasión, es el deseo de ayudar a los otros para aliviar sus sufrimientos. Creo que para poder practicar verdaderamente la compasión, hay que tener el espíritu suficientemente libre como para poder interesarse por el sufrimiento del otro.

Si uno mismo está constantemente frustrado, con envidia, celoso, ávido, no se está disponible para interesarse por el sufrimiento de los otros y ayudarles o esta ayuda es muy reducida, o está pervertida por algo. Es decir, en este caso, manifestar compasión, es una manera de manifestar nuestra superioridad: “Yo puedo ayudarte, yo puedo salvarte”. Eso es una gran ilusión. Para mí, la gratitud es una manera de ser que resulta del hecho de despertar.

5 comentarios:

  1. Saludos Antonio,

    disculpa ¿qué significa "fuse"?

    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Antonio: Gracias por la entrada. Para reflexionar.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Agradecido por la entrada Antonio...

    _/\_

    ResponderEliminar
  4. Gracias Antonio,llevaba años pensando que es para mi el demonio y lo encontre de frente en mi mente,el dia que senti consciente la envidia por algo material que posiblemente nunca conseguiria,tuve una noche oscura,pensamiento tras pensamiento haciendome sufrir y encontre la paz al despertarme y ver el amanecer , sentir y oler el frescor de la mañana,solo por poder disfrutar de esto soy un privilegiado,gracias vida ahora se que es el verdadero agradecimiento tener este cuerpo y esta mente,cuando estoy en zazen respiro y siento el frescor de la mañana.
    Un abrazote a todas y todos.
    Miguel

    ResponderEliminar
  5. Fuse es el don. El don en que dador, el hecho de dar y el que recibe son uno. La puerta del despertar decía el maestro Hyakujo.
    Un abrazo y buen día.

    Antonio

    ResponderEliminar