lunes, 20 de septiembre de 2010

Un lugar de la Vía

Ex Campo de concentración de Weimar Buchenwald
Un lugar de la Vía
Heinz-Jürgen


El sutra del Avatamsaka trata de la tela de Indra. ( N. Del T.- Las traducciones en castellano hablan de la red de Indra). En cada nudo de dicha tela se encuentra un diamante en el que se reflejan todos los otros diamantes de la tela. Si se levanta por una sola punta eso repercute no sólo en toda la tela, sino que dicha acción se refleja también en todos los diamantes de la tela.
La tela de Indra es una métafora para ilustrar lo que Buda llama « la no separación », la « interrelación », la « interdependencia ». Creemos que somos seres aislados, separados, mientras que en realidad estamos unidos a todo lo que es, y todo lo que es se refleja en nosotros.
Dicha no separación no concierne sólo el presente, sino también el pasado y al futuro. Algunos rasgos de nuestro carácter se formaron durante nuestra infancia. Dicha infancia estuvo influenciada por ciertas circunstancias socio-históricas en las que nuestros padres vivieron y ellos a la vez fueron influenciados ya sea actuando, ya sea absteniéndose de actuar, de procéder. Durante nuestra vida tomamos decisiones que tuvieron repercusión en ella y que marcándola.
Una vez más, todo eso tuvo lugar en un contexto socio-histórico sobre el cual pudimos ejercer cierta influencia. Las decisiones que tomamos hoy influencian la manera en que viviremos en el futuro e influencian también la vida de los demás en el presente y el futuro. Solo citaré dos ejemplos : consumimos hoy cantidades de petróleo y de carbón que llevó millones de años en constituirse. Dentro de algunos decenios habremos consumido las últimas réservas y no quedará más para las generaciones futuras. Por otro lado, les dejamos en herencia los desechos radioactivos que durante miles de años amenazarán la salud de todos los seres vivientes de la tierra.
Hay un ser humano que influenció grandemente la vida de muchos otros seres en vida e incluso después : Taisen Deshimaru. Nació en 1914, fue ordenado monje en 1965 por Kodo Sawaki. En 1967, hace 40 años, llegó a París y comenzó a enseñar el zen. Murió hace 25 años, en 1982 durante una estancia en Japón.
Cuando hacemos una sesshin en Waimar Buchenwald está relacionada en parte al compromiso sin descanso del maestro Deshimaru quien extendió la práctica de zazen en Europa. El maestro Deshimaru está a su vez unido a Kodo Sawaki, Dogen Zenji y a todos los maestros de la transmisión desde Shakyamuni Buda. El maestro Roland Yuno Rech, descendiente espiritual del maestro Deshimaru, transmite por su parte la enseñanza de su maestro. No estaría a mi alcance dirigir hoy ésta sesshin sin su enseñanza y su apoyo constantes. También estamos unidos al Roshi Bernie Glassman –y a toda su línea del Dharma- quien en 1966 comenzó a dirigir retiros en los antiguos campos de concentración.
Incluso si tenemos la impresión de que sólo 16 personas practican durante ésta sesshin en Weimar Buchenwald, en realidad,si miramos más de cerca bajo la luz de la interdependencia, y teniendo en cuenta también la red de Indra, podemos realizar que , en realidad, todo el universo practica con nosotros.
Todos aquellos que estuvieron aquí antes que nosotros, en este lugar, practican también con nosotros, hayan sido prisioneros o guardianes. Todos aquellos que se convirtieron en asesinos o fueron asesinados, están unidos a nosotros, no están separados de nosotros.
Todos aquellos que fueron asesinados en otros campos de concentración, todos aquellos que se convirtieron en asesinos en otros campos de concentración están unidos a nosotros. Todos aquellos que sobrevivieron en el campo de Buchenwald y los descendientes de las víctimas y los descendientes de los verdugos, no están separados de nosotros. Goethe, por otra parte, caminó en el monte Ettersberg con su secretario Eckermann. Ellos también forman parte de la red de Indra.
La traducción de la palabra « sesshin » significa « tocar el espíritu ». Dado que practicamos una sesshin en Weimar Buchenwald dejémonos tocar por el espíritu que ve las diferencias :
- ve que existen verdugos y víctimas,
- ve que existen verdugos que son ellos mismos víctimas,
- ve que existen víctimas que se volvieron verdugos.
Sin embargo ve también que a pesar de las diferencias no estamos separados.
Tenemos tendencia a desviar la mirada cuando tenemos miedo y debemos mirar algo que nos desagrada. Tenemos tendencia a hacernos los sordos cuando tenemos miedo y debemos escuchar algo que nos es desagradable. Tenemos tendencia a cerrarnos delante el sufrimiento clamoroso del mundo.
Ciertas personas de entre nosotros hicieron votos de bodhisattva, de ayudar a todos los seres sensibles a liberarse. Si evitamos los lugares que expresan el sufrimiento, desviamos la mirada o nos hacemos los sordos frente al sufrimiento aparente, no podemos realizar nuestro voto en toda su dimension.

Dejémonos también ser tocados por el espíritu de compasión y de empatía, por el espíritu de Kanjizai Bodatsu, el espíritu del Bodhisattva Kannon que oye todas los gritos del mundo.
mismo en Buchenwald podemos oír los gritos de aquellos que sufrieron. Podemos también oir los gritos de quienes sufren hoy día en el mundo. Y podemos oír nuestros propios gritos. Esta escucha es importante. A menudo actuamos sin habernos tomado tiempo antes de escuchar suficientemente. Ciertamente un activismo precipitado puede tener la apariencia de una acción , pero frecuentemente dicha acción no aporta mucha ayuda.
Permitid entonces que ésta sesshin se vuelva una verdadera sesshin en la que vuestro monólogo interior se apacigüe. Tocad vuestro espíritu de no separación, practicad juntos con todos los seres y dejaos tocar por el espíritu de la compasión. Haced que este anfiguo campo de concentración de Buchenwald, un lugar de horror, sea un verdadero dojo, un lugar de la Vía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario