viernes, 10 de septiembre de 2010

HAce ya un año de la muerte de Michel Bovay

Homenaje de Yuno Roland Rech

Querido Michel:
En el día de tu entierro tengo la sensación de haber perdido a un hermano. Nacimos con un día de diferencia y empezamos a practicar el mismo año. A la hora de la muerte me has adelantado. No tengo ninguna duda de que tu vida sigue de otra manera y ruego para que las condiciones sean favorables y que continúe tu gran práctica de bodhisattva.
Sensei me pidió que te ayudara, he hecho lo que he podido. Tú nunca cargaste sobre mí tus responsabilidades. Las asumiste hasta el final con coraje y firmeza actualizando las palabras del viejo tenzo: «Los otros no son yo».
A veces la gente envidiaba tu posición, pensando que tenías un puesto privilegiado por recibir lo mejor que un maestro puede dar a sus discípulos. Sin embargo, pronto comprendiste que el mejor regalo de Sensei era hacernos perder nuestras ilusiones y nuestros apegos.
Ruego para que tus discípulos sigan practicando tu enseñanza en el mutuo respeto y armonía, haciendo que resuene por encima de las montañas una música que regocije tu corazón.
Que los méritos de tu práctica broten sobre todos aquellos que se inclinan en gassho en tu memoria.

1 comentario:

  1. ¿Que podemos hacer y decir ante los que nos han precedido y ya no están en su forma física?
    Gassho, sampai y honrar su memoria practicando y transmitiendo la preciosa joya de zazen.
    He practicado con al menos 10 discípulos directos de maestro Deshimaru y Michel era un dragón generoso. Demostraba su generosidad en su forma de desarrollar las sesshines en el ango de verano en La Gendroerie. Cuando llegaba la session, que por entones dirigía, algunos permanentes lo agradecíamos, por que a la vez que seguíamos sintiendo la profundidad de esta vía transmitida de generación en generación, él le daba un toque ligero que hacia mas llevaderos los días duros del ango de verano.
    El humor le acompañaba. Me acuerdo que ante los temores de algunos miembros de la sangha a “convertirnos en japoneses”, el decía con cierto humor;
    No os preocupáis, os lo aseguro, es imposible convertirse en un japones¡ Lo decía con humor, sufrimiento y alivio por sus experiencias pasadas en Japón.
    Gassho Michel

    ResponderEliminar