miércoles, 25 de marzo de 2009

Ryokan, cómo no.

Dicen que no sirvo para nada

y esta mañana
cuando iba donde yo quería,
por donde yo quería,

he hecho un camino
entre los juncos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario