sábado, 4 de enero de 2020

2020, ¿UN AÑO NUEVO?






2020, ¿UN NUEVO AÑO?

Un nuevo año, 2020, que ya empieza a galopar y cuando llegan estas fechas los píos deseos, los píos propósitos de año nuevo.
Nuestro gyoji, la práctica continuada, va más allá de los tiempos, de las distancias… práctica eterna, como decía el maestro Deshimaru.
En el encuentro del Rohatsu del ocho de diciembre hablábamos de un tiempo de gratitud. En este tiempo de gratitud está implícita una profunda aceptación, aceptación que no es resignación, que nos hace compartir el mismo corazón, ser uno con…en el que sujeto y objeto desaparecen en el mismo acto de la aceptación. Y en ese momento “la jaula se abre sola”. 
Decía el maestro Eckhart: “Ahí dónde quieres ir, ya estás”. Sea cual sea nuestra posición dhármica, basta con ser, como también expresaba “nuestro” amado Ryokan en ese poema que me gusta recordar.
Dicen que no sirvo para nada
y esta mañana
cuando iba donde quería,
por donde yo quería,
he hecho un camino entre los juncos.
Qué mejores deseos para un nuevo año:

 que el de cocinar nuestra vida con los tres aspectos del espíritu, sanshin, que nos recomendaba Dogen en el Tenzo Kyokun: El de la alegría y el gozo, el del amor (“el espíritu de la abuelita”), y el espíritu vasto, amplio, magnánimo que todo engloba sin distinción. 
Y el de continuar una profunda práctica común, con la confianza básica y ánimo necesario que nos permita sanar de nuestras heridas y permita sanar nuestro entorno, 
a través de nuestra acción correcta, encarnando con ecuanimidad la compasión y sabiduría por el bien de todos los seres.

Antonio Taishin Arana

No hay comentarios:

Publicar un comentario