Entradas

Tozan: La prédica del dharma de los seres no sensibles, Eduardo Donin García

Imagen
                                                            LA PRÉDICA DEL DHARMA DE LOS SERES NO SENSIBLES Llegamos al punto esencial y clave de la búsqueda del maestro Tozan: La prédica del Dharma de los seres no sensibles.   En la época de Tozan se trasmitían oralmente preguntas y mondos célebres entre maestros y discípulos que los habían precedido. Una de esas preguntas es: ¿Cuál es la mente de   los antiguos Budas? Todo ello estaba referido a la trasmisión de la vía, al asunto fundamental de la práctica. La trasmisión comienza con Buda y Mahakashyapa.   Es una trasmisión sin palabras, donde Buda levanta la flor y Mahakashyapa sonríe y comprende.   El Buda después de ver la sonrisa de Mahakashyapa dijo: “Tengo conmigo el Tesoro del ojo del verdadero Dharma   y la maravillosa mente del nirvana y se lo he trasmitido a Mahakashyapa”. Nuestra pregunta y la de cualquiera que empiece a practicar zazen y se interese por las enseñanzas, por la trasmisión del Dharma es,   ¿que compr

Extraña en verdad la Vía...Han Shan, Montaña Fría

Imagen
                                       Artur Duch MONTE FRÍO: HAN SHAN   Extraña en verdad la vía que lleva al Monte Frio. No se ve ni una rodada, ni huella de cascos. Los valles serpentean hasta perderse de vista. Las cimas lejanas se encabalgan   hasta el cielo. El rocío centellea en la hierba y los pinos murmuran bajo la brisa. ¿Aún no has comprendido? La realidad pregunta a la sombra el camino.   Han Shan (Monte Frío), hacia el siglo VIII   (Dojo zen Genjo-Sustraia Pamplona/Iruña)

Con un espíritu Mushotoku, Roland Yuno Rech

Imagen
    CON UN ESPÍRITU MUSHOTOKU Kusen de Roland Yuno Rech   – Moissac, octubre de 2020 Durante zazen simplemente concentraos en la postura del cuerpo y respirad tranquilamente. El Maestro Keizan decía: "El que hace zazen no se ocupa ni del Buda ni del mundo. Sin afirmación ni negación, ni bien ni mal, ¿qué hay que evitar o detener? " . En otras palabras, uno abandona el modo de funcionamiento de la mente ordinaria. Abandonamos toda preocupación, todo espíritu de elección o rechazo. Aquí es donde el zazen es una gran liberación. El hecho de practicar zazen no es limitación de nada. No es un intento de ajustarse a ninguna filosofía o ideología. No tratéis de convertiros en Buda, incluso si la práctica de zazen es la práctica del Buda, es decir, la práctica del despertar. El despertar ocurre naturalmente sin buscarlo, sin pensarlo, no como un evento sino como una forma de ser, de funcionar, de pensar sin pensar, es decir sin apego a nuestros pensamientos. Olvidamos todo lo