Entradas

¿Podemos percibir sin pensar?, Gèrard Chinrei Pilet

Imagen
      ¿PODEMOS PERCIBIR SIN PENSAR? Gérard Chinrei Pilet   En cualquier libro de texto de psicología para estudiantes se enseña que   toda percepción tiene tres componentes: un proceso neurofisiológico directamente relacionado con el sistema nervioso, un proceso mental vinculado al hecho de que cada percepción está asociada a un concepto (por ejemplo, el concepto de manzana cuando vemos una forma redonda que evoca esta fruta) y un proceso afectivo vinculado al hecho de que el objeto de nuestras percepciones puede ser agradable, desagradable o indiferente (me gustan o no las manzanas).  Según esta enseñanza, percibir y pensar son, pues, dos funciones inseparables. Si nos situamos en la experiencia habitual que tienen los seres humanos a nivel de la percepción   esto es cierto.  En efecto, lo que demuestra esta experiencia común es que, en cuanto perciben algo, la gran mayoría de las personas lo nombran, lo interpretan, lo compa

Sesshin de verano, en Artieda (Navarra), con Antonio Taishin Arana, del 18 al 21 agosto 2022

Imagen

Mi vida diaria

                                                   Mi vida diaria                                       nada fuera de lo común.                                         Sin aferrarme a nada,                                        sin descartar nada,                                       en armonía con ella,                           en ningun lugar encuentro obstáculos.                                    Mis poderes sobrenaturales,                                          ¡ qué hermosura !,                                             acarrear leña,                                          sacar agua del pozo.    P, ang

Iniciación a la práctica de zen, zazen, el 21 de mayo a las 10 horas.

Imagen
 

Encuentro zen Santuario Corazón Verde, taller sobre la atención, 28 de mayo

Imagen
 

lLlamadme por mis verdaderos nombrs, Tich Nath Hanh

Imagen
    LLAMADME POR MIS VERDADEROS NOMBRES   No digas que partiré mañana porque todavía estoy llegando. Mira profundamente: llego a cada instante para ser el brote de una rama de primavera, para ser un pequeño pájaro de alas aún frágiles que aprende a cantar en su nuevo nido, para ser oruga en el corazón de una flor, para ser una piedra preciosa escondida en una roca. Todavía estoy llegando para reír y llorar, para temer y esperar, pues el ritmo de mi corazón es el nacimiento y la muerte de todo lo que vive. Soy el efímero insecto en metamorfosis sobre la superficie del río, y soy el pájaro que cuando llega la primavera llega a tiempo para devorar este insecto. Soy una rana que nada feliz en el agua clara de un estanque, y soy la culebra que se acerca sigilosa para alimentarse de la rana. Soy el niño de Uganda, todo piel y huesos, con piernas delgadas como cañas de bambú, y soy el comerciante de armas que vende armas mortales a Uganda. Soy la niña de 12 año