jueves, 7 de noviembre de 2019

Canto de alabanza de zazen,de Hakuin. Comentado por Roland Yuno Rech (2)



    Hakuin decía: “Es como el agua y el hielo; sin agua no hay hielo”. Para decir que es la misma naturaleza, que no somos diferentes de Buda, como el hielo no es diferente del agua. Es preciso que el hielo se funda para encontrar la fluidez del agua. Zazen es como el sol de primavera que hace fundir el hielo de nuestro espíritu atrapado en sus apegos, sus hábitos y nos libera. Como decía la poetisa Teishitsu: “En primavera, agua y hielo se reconcilian”.

Zazen nos reconcilia con nosotros mismos, nos hace ser realmente ese sí mismo al que aspiramos y que no es alguna cosa, sino un modo de funcionamiento liberado de cuerpo y mente.

Cuando entramos en el dojo, franqueamos el umbral con el pie izquierdo, unimos las manos en gassho a la altura de la cara y nos inclinamos ante Buda. Pero, en realidad, Buda no está en el altar. La estatua que está sobre el altar, está ahí para recordarnos que todos nosotros somos la naturaleza de Buda, que Shakyamuni, que está representado bajo forma de estatua en el altar, sólo la ha realizado, descubierto. Transmitió la Vía para realizarla. Y, aunque sigamos su enseñanza, no debemos buscar a Buda en el exterior de nosotros mismos. Tampoco debemos buscarlo en el interior, pues no es algo que se pueda asir. Es una realidad a realizar, despojándonos de todo lo que obstruye nuestra visión: el funcionamiento dualista del ego, que no existe más que por esa dualidad.

Hakuin en su poema nos dice:

“Fuera de nosotros, no hay Buda.
Tan cerca de la verdad, ¡qué lejos la buscamos!
Como un hombre en medio del agua que gritara: ¡Tengo sed!

Como el hijo de un rico vagando pobre
Extraviado sobre la tierra,
recorremos sin cesar los seis reinos,

La causa de nuestro dolor,
es la ilusión del ego”

El Maestro Deshimaru decía: “Si no queréis inclinaros ante la estatua de Buda, ¡haced gassho ante el reflejo de vuestro rostro en el espejo!” 

Por ejemplo a la mañana, antes de asearos, haced gassho ante vosotros mismos. Hacer gassho quiere decir hacerse unidad con. Hacer gassho ante uno mismo, es hacerse unidad con nuestro verdadero sí mismo, que jamás es el mismo, que no es algo limitado.

1 comentario: